top of page
M pata larga-min.jpeg

CARDIOPATÍA ISQUÉMICA

Revisión Lp(a)-2ªparte-. ¿Qué determina y modifica sus concentraciones en sangre?

Autora: Cristina Rodríguez Sánchez-Leiva (Médica especialista en cardiología. Hospital Mateu Orfila. Menorca)

Fecha de publicación: 21/02/2024

Categoría: Recordar

2 minutos

Este post incluye opiniones de su autor. Las partes del texto subrayadas contienen enlaces a la evidencia científica en la que se sustenta.


En un post anterior de CARPRIMARIA explicamos la importancia de conocer el valor de Lipoproteina (a) o Lp(a) en sangre y hablamos de su relación con el desarrollo de enfermedad cardiovascular.



¿QUÉ ES LA LP(a)?

Una lipoproteína formada por colesterol LDL, apoB-100 y apolipoproteína (a), sintentizada y secretada por el hígado.


Sus concentraciones en sangre están determinadas por su tamaño. Cuando la Lp(a) es de pequeño tamaño los hepatocitos no podrán “capturarla” adecuadamente, aumentado así su secreción hepática. Cuando son de gran tamaño quedarán atrapadas dentro de los hepatocitos y la secreción al torrente sanguíneo se reducirá, por lo que la concentración en sangre será menor.



PERO ¿QUÉ DETERMINA EL TAMAÑO DE LA Lp(a)?

La respuesta está en nuestros genes (la Lp(a) se condifica en el cromosoma 6). Más del 90% de la concentración de Lp(a) en sangre está determinada genéticamente. Por tanto, la herencia juega un papel muy importante, siendo fundamental valorar a las familias de los individuos con cifras de Lp(a) elevadas. Se puede considerar a la Lp(a) como uno de los principales factores de riesgo genéticos de la enfermedad cardiovascular. 


Las concentraciones de Lp(a) están reguladas por el gen LPA.


Su principal determinante genético es la variación del número de copia del dominio Kringle IV tipo 2 (KIV-2) de la apo(a). El número de repeticiones de codificación de Kringle-IV determinará el tamaño de la apo(a), influyendo en la secreción hepática de la Lp(a) y en sus concentraciones plasmáticas. Por tanto, cuanto más grande sea la apo (a), menor concentración de Lp (a).


También se han descubierto numerosos polimorfismos de un solo nucleótido en el gen LPA relacionados con el número de repeticiones del KIV-2, influyendo en el tamaño de la apo(a) y, por tanto, en las concentraciones de Lp(a). Aun así, se han descrito variantes genéticas relacionadas con apo(a) más pequeñas de lo que cabría esperar al conocer las concentraciones plasmáticas de Lp(a) de sus portadores.



ENTONCES ¿NO HAY INFLUENCIA DE FACTORES NO GENÉTICOS EN LAS CONCENTRACIONES DE Lp(a)?

Los factores no genéticos influyen poco en los niveles de Lp(a).


No obstante, sus valores pueden sufrir variaciones en las siguientes circunstancias:

  • Deterioro de la función renal, sobre todo la proteinuria, que se asocia a un incremento sustancial de las concentraciones de la lipoproteína.

  • Insuficiencia hepática, que lógicamente reducirá las concentraciones de la lipoproteina (recordemos que la Lp(a) se sintetiza y secreta en el hepatocito).

  • Edad avanzada, puesto que los niveles de la Lp(a) aumentan con los años, más aún en las mujeres postmenopáusicas.

  • Diferentes tipos de hormonas, principalmente las tiroideas, la hormona del crecimiento y las hormonas sexuales. Se ha descrito como la terapia hormonal sustitutiva de la postmenopausia se asocia a una reducción del 12% de las concentraciones de Lp(a).




VISTO LO VISTO, ¿TIENE SENTIDO RECOMENDAR UN VIDA MÁS CARDIOSALUDABLE EN EL PACIENTE CON Lp(a) ELEVADA?

El autocuidado y la vida cardiosaludable siempre son recomendables para toda la población. Aquellas personas con niveles de Lp(a) elevados no verán modificadas sus concentraciones con un estilo de vida cardiosaludable, al menos de forma significativa.


Pero sabemos que la Lp(a) influye en el riesgo global CV, por tanto, los pacientes con concentraciones plasmáticas elevadas (que tienen un aumento del riesgo CV) deberían llevar una vida cardiosaludable y los profesionales sanitarios incidir en el autocuidado y en el control estricto de los factores de riesgo CV modificables. El estudio observacional EPIC-Norfolk mostró una mejoría pronóstica entre los pacientes con niveles de Lp(a) > 50 mg/dl con factores de riesgo modificables que llevaban una vida sana y tenían los factores de riesgo CV controlados, en comparación con aquellos con una vida menos saludable.



¿DEBEMOS HACER ESTUDIO FAMILIAR?

La concentración de Lp(a) esta fundamentalmente determinada por nuestra genética, por tanto, deberíamos extender su estudio a los familiares de los pacientes con niveles altos.   Por tanto, se puede recomendar una valoración de la Lp(a) en cascada (no genotipado, solo concentración en sangre de la lipoproteína).



Logo_fondoBlanco4-3.jpeg

Ilustración 1. Características de la Lp(a). CARPRIMARIA

bottom of page