top of page
M pata larga-min.jpeg

CARDIOPATÍA ISQUÉMICA

Hipertensión arterial: la importancia de fomentar la adherencia a guías y a terapias para mantener los beneficios cardiovasculares a largo plazo.

Autor: Marcos García Aguado (Cardiologo Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda)

Fecha de publicación: 07/11/2022

Categoría: Controversia

2 minutos

Este post incluye opiniones de su autor. Las partes del texto subrayadas contienen enlaces a artículos publicados, u otros posts de CARPRIMARIA.


El estudio al que hacemos referencia en este post de CARPRIMARIA es una importante llamada de atención: debemos mejorar la continuidad asistencial, trabajar en equipo entre los diferentes niveles asistenciales implicados en patologías crónicas para conseguir un control adecuado y mantenido de nuestras patologías crónicas cardiovasculares. Para ello es fundamental crear equipos de trabajo, como nuestro Programa Transversal de Cardiología y Atención Primaria del área de referencia del hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda.


Centrándonos en el estudio, se trata de un seguimiento a largo plazo de los pacientes que se incluyeron en el estudio SPRINT. Recordemos que el estudio SPRINT (9.631 participantes) demostró que el control intensivo de la tensión arterial (con una cifra de sistólica media de 121,4 mmHg en comparación con los valores medios del brazo de cuidado estándar de 136,2 mmHg) se asociaba a una reducción significativa (a los 3,26 años de seguimiento) del 25% de los eventos CV mayores, 43% de la mortalidad cardiovascular y 27% de la mortalidad por todas las causas.


El estudio de este post es un seguimiento observacional a largo plazo de 2.944 pacientes del estudio SPRINT. Los resultados son decepcionantes, puesto que los beneficios observados con la reducción intensiva de la presión arterial no se mantuvieron en el tiempo debido a un aumento progresivo de la presión arterial sistólica media, en probable relación con un problema de adherencia, alcanzando un valor de 132,8 mmHg a los 5 años desde la aleatorización y 140,4 mmHg a los 10 años, es decir, similar a la del brazo estándar del estudio original SPRINT. Eso sí, la pérdida de beneficios fue progresiva, y los beneficios en mortalidad cardiovascular, aunque se fueron atenuando, se mantuvieron años después de finalizar el estudio.


Por tanto, una vez finalizado el estudio, el objetivo tensional y el tratamiento dejaron de estar bajo el control de los responsables del estudio, y se constató un aumento de las cifras tensionales, junto a ello, una reducción progresiva de los beneficios cardiovasculares (solo se midió los eventos mortales). Por tanto, debemos seguir las recomendaciones de guías y realizar un control adecuado de la tensión arterial de nuestros pacientes, fomentando la adherencia.

Logo_fondoBlanco4-3.jpeg

Ilustración 1. CARPRIMARIA

bottom of page